DISTRIBUIDO POR:

- USOS CLÍNICOS -

La membrana amniótica puede utilizarse en un gran número de indicaciones quirúrgicas oftalmológicas, ya sea como injerto, como recubrimiento, o como una combinación de ambos.

 

Cuando se implanta como injerto rellena un defecto tisular reemplazando la matriz estromal ausente y proporcionando una membrana basal para que la epitelización se produzca sobre ella. Cuando se usa como recubrimiento actúa protegiendo la superficie ocular de posibles insultos externos y aportando sustancias biológicas que reducen la inflamación y favorecen la regeneración epitelial bajo el implante.

 

La técnica quirúrgica varía en cada caso, dependiendo de si se usa como «parche» sobre su cara epitelial o como injerto sobre su cara estromal (adherente). Teóricamente, si lo que se orienta hacia el lecho receptor es estroma, el implante se incorporará, pero si es el epitelio/membrana basal del amnios, debería desprenderse. También puede aplicarse una capa única o varias capas plegadas de membrana amniótica. En este último caso otra capa de membrana se coloca recubriendo toda la córnea.

 

En la actualidad, el trasplante de membrana amniótica es un procedimiento quirúrgico en expansión en el que todavía no se han establecido la totalidad de sus indicaciones ni las diferentes patologías que pueden beneficiarse de ello.

 En Oftalmología humana se ha utilizado exitosamente en casos de:

 

  • Quemaduras corneales químicas y físicas
  • Pterigion
  • Amplios defectos conjuntivales
  • Simbléfaron/reconstrucción del fórnix
  • Defectos epiteliales persistentes
  • Insuficiencia de células madre límbicas
  • Estrabismo
  • Ampolla de filtración en glaucoma
  • Síndrome de Stevens-Johnson
  • Queratopatía bullosa (para reducir el dolor cuando no es posible la queratoplastia).

 

Por el contrario, también se han concretado algunas limitaciones al uso y efectividad del trasplante de membrana amniótica: con ausencia de lágrima el trasplante puede no conseguir restablecer la superficie ocular; y en presencia de una reacción inflamatoria importante, la membrana amniótica puede ser reabsorbida rápidamente (tanto en implantes tipo injerto como en implantes tipo recubrimiento).

 

En Oftalmología veterinaria, se han publicado artículos variados que valoran el uso de trasplantes de membrana amniótica en casos de úlceras corneales, queratomalacia, dermoides, queratopatía bullosa, perforación corneal y escisión de tumores corneo-limbares en perros y caballos, o de simbléfaron y secuestro corneal en felinos.

Aviso legal

© Vetbiologicals 2016 · info@vetbiologicals.es